En estos días he estado hablándoles un poquito de que ya casi no hacemos Coronas dentales, y que ahora hacemos Incrustaciones.

Qué pasó con las coronas?! Quedaron en desuso?

Es un tema de todos los días, y para mí es super importante que cada paciente comprenda la razón de esta tendencia.

Así que voy a empezar por explicarles bien las diferencias entre las incrustaciones y las coronas …

Todo inicia cuando tenemos una caries en un diente posterior…

Cuando la destrucción que dejaron las bacterias es poca, recontruimos con una “calza” en resina y listo, problema solucionado.

Pero cuando estamos en presencia de una destrucción de la estructura dental más agresiva, empezamos a hablar de Incrustaciones.

Por qué ya no pensamos en una calza? Porque tenemos que pensar en no solo reponer la parte de diente que ausente, si no también en ofrecer un soporte al resto del diente.

Una Incrustación se puede hacer preferiblemente en resina, porcelana o materiales híbridos (que quiere decir que son una mezcla de los dos anteriores).

Con ellas reponemos la sección de la muela que perdimos por caries, desgastes, fracturas, restauraciones antiguas con desajustes, etc.

“Reponemos lo que falta y reforzamos lo que queda”, sin hacer mayores desgastes en lo que tenemos de diente sano.

Dependiendo de la cantidad y localización de estructura a reponer hablamos de Inlays, Onlays y Overlays (otras formas de llamar a estos últimos son los Tabletops, Endocoronas, entre otros). En esta imagen vemos las diferencias entre las 3 sin entrar en mucho detalle técnico para no aburrirlos

Uso de Coronas Completas:

Para serles sincera tengo años de años de hacer pocas coronas completas.

Antes era algo muy común, por ejemplo que la mayoría de los dientes con tratamiento de nervio recibían una corona completa. Se pensaba que era necesario para “reforzarlo”. Pero terminábamos desgastando secciones de diente sano que ahora sabemos que es importantísimo conservar.

Para hacer una Corona se debe hacer un desgaste circunferencial del diente, lo cual se debe evitar en la medida de lo posible. Habrán casos en los que una corona es la única opción, pero cualquier pedacito de diente que podamos evitar desgastar puede ser clave para mejorar pronóstico de vida de ese diente en boca.

En este diagrama podemos ver la diferencia entre un Inlay (repone un segmento de la parte interna solamente), un Overlay (repone más cantidad de estructura, incluyendo cúspides), y una Corona Completa (que requiere un desgaste en todo el contorno del diente).

Para mí es hermoso ver cómo ha evolucionado la odontología, siempre hacia tendencias a preservar. Y he tenido la suerte de vivir esta revolución.

Todavía falta mucho, no me puedo imaginar todo lo que va a seguir cambiando en los años por venir!

Así que si estás preocupad@ por alguna situación de tus dientes, y tenés miedo a hacerte el tratamiento que corresponde. No lo postergués más, porque una intervención a tiempo es siempre más conservadora, barata y rápida.

Dra Fernanda Da Cruz

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *